Para vivir un clásico en paz, debemos quitarnos la venda de los ojos y saber que así como ami me gusta mi equipo, al Hincha rival le gusta el de él.

Que somos una familia paisa porque somos antioqueños, donde nuestra madre llamada Antioquia le pide a su padre el Atanasio, que abra las puertas para que entremos todos sus hijos a vivir de una fiesta donde los hermanos se abrazan y festejan porque el mejor futbol lo tenemos en casa y lo vivimos en paz.
 
¡Que sea un clásico en familia!